Tratamiento de aguas residuales,

Tratamiento de lodos

El tratamiento de las aguas residuales por métodos biológicos/químicos, reduce los contaminantes existentes en dichas aguas. Estos contaminantes permanecen en los lodos de las plantas de tratamiento que se generan al final del proceso de tratamiento.

 

La capa superior de los lodos se compone generalmente de aceites y otras grasas, mientras que la capa inferior contiene sólidos pesados como la materia fecal humana o animal. Los lodos crudos, a continuación, deben ser espesados y removidos del tanque antes de que las bacterias sean capaces de digerirlos.

 

El tratamiento del lodo es necesario para reducir los volúmenes de lodos que son producidos durante el proceso de tratamiento de las aguas residuales.

 

El tratamiento de lodos incluye los pasos siguientes:

 

• Espesamiento para concentrar los sólidos y reducir el volumen de lodos a tratar.

• Cribado para separar materiales sólidos del lodo.

• Deshidratación para una mayor separación del agua por medios mecánicos.

• Secado mediante evaporación del agua.

• Incineración por oxidación térmica de los sólidos orgánicos.