Tratamiento de aguas residuales,

Desinfección y Oxidación

El objetivo de la oxidación en el tratamiento de aguas residuales es convertir las sustancias químicas nocivas en sustancias químicas que no sean peligrosas. La oxidación química es un proceso en el cual se aumenta el estado de oxidación de una sustancia produciendo un grado de desinfección altamente confiable.

 

Métodos de desinfección:

 

• Desinfección con cloro

• Desinfección con ozono

• Desinfección con rayos ultravioleta

 

El cloro es el método de desinfección más común en el tratamiento de las aguas residuales debido a su fuerte capacidad de oxidación, la cual destruye o inhibe el crecimiento de bacterias, virus, reduce la DBO, además reduce olor y color.

 

El ozono tiene un gran poder de oxidación, y puede eliminar múltiples compuestos, como los coliformes, bacterias y virus. El ozono tiene una vida corta por lo que no es posible su almacenamiento y debe de generarse in situ.

 

La desinfección con rayos ultravioleta es uno de los métodos más prácticos debido a que es capaz de inhibir virus, bacterias, esporas y quistes de protozoos, esto es gracias al efecto germicida de los rayos ultravioleta que está vinculado con la energía de la longitud de onda o frecuencia a la luz UV que es capaz de producir daños fotoquímicos en los ácidos nucleicos de los microorganismos evitando su reproducción.